miércoles, 2 de diciembre de 2009

quizas, digo, si para de llover podríamos avanzar un poco más no?
ayer nos tomamos el día yo me hice las manos y los pies y el chico se fue a luchar un rato, la lluvia no daba para darle al pincel.
Los avances vienen variados, el espejo que visulizamos abajo ya esta colgado en el "recibidor" (término acuñado por LCL que le gusta más que "distribuidor" ya que la remite a "rotonda" para más información sobre esta asociación, pregunten a la susodicha).

asi quedó el espejo, antes lila, hoy envetuneado judaicamente.

y por aquí vemos la bola que cuelga de la cocina que no hace sombra.

En otro orden de cosas y ya sin foto ilustrativas, terminamos de pintar el "recibidor" y colocamos la biblioteca 1 , que quedó justo frente a la puerta del baño por si en la urgencia no llegamos a agarrar la Pronto o la Paparazzi.
En cuanto vuelva a salir el sol agarró el pincel y no lo suelto más hasta terminar!



6 comentarios:

Marie dijo...

ah si, esto de la lluvia nos está complicando mucho las tareas, te comprendo plenamente

La otra de mí dijo...

los pies y las manos agradecidos a la lluvia

Dalva dijo...

que largo que se hace todo eso, no?
yo hace un mes que estoy y no termino nunca!

la cámara lúcida dijo...

lo que se te termina es la plata!!!

y a veces las pilas, que no es el caso de mi queridisma amiga conejito Duracell...tkm!

no pares sigue, sigue sigue!!!

DeVezEnCuando... dijo...

Hoy sol... a pintar pequeña...

Lady B dijo...

Belleza de espejo che!

El betún de judea es cuasi mágico. Lo sé. Aunque todavía no traté de fumármelo (en mi abstinencia tabacalera, ojo) estoy segura que tb haría maravillas en mi psique jaja